null: nullpx
Historias virales

Hombre sin hogar conquistó al mundo de la moda con su estilo para vestir: "Muy aesthetic"

Hay muchas historias de personas sin hogar que se han vuelto famosas en línea, como el indigente que conquistó TikTok por su cuerpo musculoso y el caso de Slavik, el vagabundo de la moda que se volvió todo un modelo por sus looks.

Pero antes de que sigas, te invitamos a ver ViX: entretenimiento sin límites con más de 100 canales y en español. Disfruta de cine, series, telenovelas, deportes y miles de horas de contenido en tu idioma.
Publicado 28 Abr 2023 – 02:11 PM EDT | Atualizado 1 Mai 2023 – 01:56 PM EDT
Compartilhar

Carregando vídeo...
Carregando lista de reprodução...
3:36
3:03
3:03
3:07
3:24

De la misma forma en que una mujer le dio de comer a un hombre sin hogar y acabaron enamorados, un fotógrafo en Ucrania también quedó encantado con un vagabundo, pero por su estilo y sentido único de la moda.

Todo ocurrió cuando el fotógrafo Yurko Dyachyshyn caminaba por Lviv en Ucrania y cada día se encontraba a Slavik, un hombre de la calle de 55 años que resaltaba de entre los demás indigentes porque vestía todos los días de forma diferente.

Yurko decidió conocer más al vagabundo y como si se hubiera sacado la lotería, por un dólar por foto, capturó sus diferentes estilos, los cuales dieron para hacer toda una colección y convertir a Slavik en una estrella de la moda.

El vagabundo que conquistó al mundo de la moda con increíbles outfits

Como lo reportó 'The Telegraph' en noviembre de 2014, el fotógrafo Yurko Dyachyshyn pasó dos años capturando los diferentes estilos de Slavik al encontrarlo por las calles.

Entre 2011 y 2013 Yurko y Slavik se volvieron amigos y al hombre de la calle le encantaba presumir su apariencia, pues todos los días lucía outfits diferentes, se cambiaba el peinado y hasta rasuraba.


Yurko comentó que la ropa que el vagabundo utilizaba la conseguía en la basura y en refugios donde la gente la donaba; sin embargo, era gracias a su sentido de la moda que siempre estaba bien combinado y se veía apantallante.

"Slavik casi nunca usaba la misma ropa, lo cual es muy extraño para un hombre sin hogar. Además del cambio de ropa todos los días (a veces dos veces al día), cambia su peinado y su barba con regularidad y se afeita las axilas”.


El fotógrafo también comentó que los problemas de salud mental que Slavik sufría hacían imposible el conocer más sobre su pasado y su estilo de vida, pues nadie sabía dónde dormía y guardaba tanta ropa.

“Su modo de vida es totalmente distinto al de otros indigentes. No va por ahí con muchas bolsas, ni se dedica a rebuscar en la basura. Slavik vagabundea por las calles y pide monedas, pero no molesta a la gente. Bebe alcohol regularmente, sobre todo cerveza, pero no es un alcohólico. Slavik es el indigente con más estilo del mundo” explica Yurko en su página web.

Slavik el vagabundo que se volvió estrella de la moda

Después de que Slavik posara para cerca de 100 fotos, el fotógrafo armó una colección que llamó “La moda de Slavik”, donde se puede ver a Slavik con sus diferentes atuendos en las calles y frente a lujosas tiendas u hoteles.

Las fotos fueron publicadas en muchas revistas y periódicos, así como retomadas por sitios en línea, lo que volvió a Slavik una sensación en el mundo de la moda por su estilo único.

“Slavik todavía tiene un sentido de la belleza, el estilo y la moda, y sus atuendos no son aleatorios. No es casualidad que los cambie todos los días y los ajuste cuidadosamente para (coincidir) con el clima y la estación”.

También Dyachyshyn lanzó otro proyecto llamado “Slavik Superstar”, donde el fotógrafo editó la imagen del vagabundo sobre famosas portadas de revistas de moda, como 'Bazar', 'Elle', 'Playboy', 'Cosmopolitan' y 'Esquire'.

Sus ediciones de las portadas de revistas que tienen de protagonista a Slavik desde entonces se volvieron muy famosas y forman parte de una exitosa exposición fotográfica.


Sin embargo, desde enero de 2013 Dyachyshyn perdió contacto con Slavik, pues ya nunca lo volvió a ver por las calles de Ucrania. Y a pesar de que el vagabundo se desaparecía por tiempos largos, esta vez su ausencia fue definitiva.

“La última vez que lo vi fue en enero de 2013. Espero que esté bien ahora y que algún día aparezca de repente detrás de mí y me diga: ‘Oye, amigo, ¿dónde has estado?’”.

También te puede interesar esto:

Loading
Carregando galeria
Compartilhar